En carretera secundaria de Ucrania, cuerpos de niños y restos de convoy civil baleados por rusos – Nacional

KUPIANSK-VUZLOVYI, Ucrania — Un sombrero rosa para niños descansa sobre la grava junto al chasis de metal de un minibús incinerado y los marcos de cinco autos quemados.

Veintiséis ucranianos murieron en esta carretera secundaria al sureste de la ciudad de Kharkiv cuando un convoy de vehículos civiles fue atacado el 25 de septiembre. Nueve de los pasajeros eran niños.

Andrii Checheniv dijo que llegó una hora después del ataque y encontró sus cuerpos, algunos de ellos con la cabeza cortada.

Lee mas:

Se advierte a los residentes de Kyiv que se preparen para el invierno sin calefacción, agua o electricidad

La prensa notoriamente controlada por el estado de Rusia se apresuró a culpar a las fuerzas ucranianas. Pero una investigación de crímenes de guerra en Ucrania determinó que el tiroteo provino de un área controlada por Rusia.

Los fragmentos de proyectiles encontrados en la escena eran del mismo tipo que los usados ​​por armas pesadas montadas en vehículos blindados rusos, dijo Oleksandr Filchakov, fiscal de la región de Kharkiv.

El sombrero de un niño en la carretera donde las fuerzas rusas dispararon contra un convoy civil el 25 de septiembre.

Anna Vlasenko/Noticias globales

El grupo de 48 civiles que fueron atacados alrededor de las 9 de la mañana formaban parte de una evacuación organizada de una ciudad bombardeada. Estaba escrito en la parte trasera del minibús, “Mga Bata”.

Pero como tantas atrocidades en los últimos nueve meses, las muertes apuntan a un desprecio por las vidas de los civiles que ha caracterizado la invasión de Ucrania por parte del presidente Vladimir Putin.

Hasta el momento, se han identificado dieciocho cuerpos recuperados de la escena. Una de las muertas estaba embarazada. Los familiares dijeron que estaban esperando que los restos fueran exhumados para enterrarlos. El número de muertos puede aumentar a medida que continúa la investigación.

Lee mas:

Niña ucraniana de 10 años baleada dos veces por soldados rusos el mismo día

Testigos dijeron a Global News que el convoy procedía de Kupiansk-Vuzlovyi, una ciudad cuyo eje ferroviario proporciona un valor estratégico como cuartel general de las fuerzas rusas en la región oriental de Kharkiv en Ucrania.

La ciudad fue ocupada desde las primeras horas de la guerra sin dudarlo, al igual que Kupiansk, la ciudad vecina al otro lado del río Oskil.

Pero cuando los rusos huyeron de un avance ucraniano, adoptaron un enfoque de tierra arrasada, bombardeando edificios clave que usaban como centros administrativos. Las oficinas del ayuntamiento, el departamento de impuestos, la policía, los fiscales y los jueces fueron atacados.

Un residente se para cerca de un fragmento de cohete cerca de su casa en Kupiansk, Ucrania, el 21 de septiembre de 2019. 21. (Foto AP/Kostiantyn Liberov).

El tiroteo fue tan grave que un voluntario local organizó un convoy de evacuación. Conocido solo como Dmytro, recaudó 6.000 hryvnias por persona por un asiento en un automóvil o minibús, aunque solo pagó la mitad y algunos usaron sus propios vehículos.

“Quiero viajar a Finlandia con mi hermano”, dijo Bohdan Solodkyi, que iba en el quinto coche de la fila. Otros se dirigieron a Poltava y Dnipro.

Es difícil para ellos evaluar los peligros que se avecinan. Han vivido durante meses sin señal de televisión ni teléfono. Todo lo que escucharon fue que los puentes estaban siendo volados y que la única forma de salir de la ciudad era a través del territorio controlado por los rusos, por lo que eligieron su ruta de escape en consecuencia.

Se conocieron a las 7:30 a. m. del 2 de septiembre. 25 y salí una hora después.

Este fue su segundo intento de escapar de la ciudad. El día anterior habían llegado hasta el pueblo de Kurylivka antes de que los soldados rusos los hicieran retroceder.

Esta vez, cuando llegaron al mismo lugar, solo encontraron tanques destruidos y los cuerpos de los soldados rusos. Conducían hacia Svatove, en la región de Lugansk, cuando comenzó el tiroteo.

“Nuestro primer auto fue atacado”, dijo Olha Tereshchenko, quien estaba en uno de los autos con su esposo e hijo, quienes huyeron después de que su casa fuera bombardeada tres días antes.

“Y luego, inmediatamente en nuestro automóvil, un proyectil golpeó”, dijo. “Estaba aturdido. Cuando me di la vuelta, el conductor estaba muerto”. Su esposa y su hijo también murieron.

Liudmyla Potapova estaba en el tercer automóvil con sus padres, un perro y un conductor, Mykola Bondarenko, cuyo hijo Andrii conducía el vehículo principal.

“Todo sucedió inesperadamente”, dijo Potapova en una entrevista. “Ni siquiera entendíamos al principio. Explosiones, disparos, fuego automático”.

Luidmyla Potapova sobrevivió al ataque de un convoy el 25 de septiembre cerca de Kupiansk, Ucrania.

Anna Vlasenko/Noticias globales

Su padre, que estaba en el asiento del pasajero delantero, resultó herido en la pierna. Intentó sacarla del auto, pero comenzaron los disparos.

“Le dispararon directamente a la cabeza. Lo vi personalmente”, dijo Potapova. “Las balas silbaban sobre nuestras cabezas”.

Lee mas:

Prisioneros ucranianos describen ‘instalaciones de tortura’ utilizadas por interrogadores rusos

Abandonando sus vehículos, los sobrevivientes se arrastraron hacia una línea de árboles más allá de los disparos. Potapova dijo que escuchó lo que sonaba como el llanto de un bebé proveniente del minibús.

Ocho llegaron a la línea de árboles. A partir de ahí, se retiraron en la dirección de donde venían, escondiéndose todo el tiempo de los vehículos rusos, que podían escuchar en movimiento.

“Entendemos que nos están buscando”, dijo.

Vehículos abandonados apedreados por las fuerzas rusas el 1 de septiembre. 25, 20200,.

Anna Vlasenko/Noticias globales

Siete de ellos han regresado a casa. Uno resultó gravemente herido. Los demás trataron de vendarlo para que no sangrara. Pero no podía caminar y tuvieron que dejarlo.

“Lo siento”, dijo Tamara Halishnikova, la madre de Liudmyla.

Cuando vio la escena a las 10 a. m., Checheniv dijo que encontró niños arrastrándose sobre cuerpos dentro del minibús. En los autos, vio a alguien todavía con vida. De lo contrario, solo hay cadáveres.

Dijo que el minibús no fue incendiado en ese momento, lo que significa que fue incendiado más tarde, posiblemente en un intento de las fuerzas rusas de ocultar evidencia de su crimen.

Checheniv dijo que puso a los niños en su automóvil y condujo hasta el hospital en Svatove. Estaba Mykhailyk, de un año, su hermana Maryna, de 12, y Polina, de cinco.

También se llevó a dos mujeres adultas, pero no tenía sitio para todos los heridos.


Haga clic para reproducir el video: 'Los ataques rusos a las redes eléctricas de Ucrania dejan a millones sin calefacción a medida que se acerca el invierno'


Los ataques rusos a las redes eléctricas de Ucrania dejan a millones sin calefacción a medida que se acerca el invierno


Con la ayuda de la Cruz Roja y el equipo de la fiscalía, la mayoría de los niños sobrevivientes se reunieron con familiares. Maryna aún no ha vuelto a casa. Fue llevado a Moscú para ser operado y permanece en la capital rusa.

Al menos dos niños fueron llevados a la llamada República Popular de Luhansk, dijo Ihor Chub, jefe del Departamento de la Fiscalía Regional de Kharkiv, refiriéndose al enclave prorruso en el este de Ucrania.

“Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley están trabajando actualmente en formas de devolver a estos niños a Ucrania”, dijo.

El padre de uno de ellos, Denys Derevianko, dijo que se enteró del destino de su hijo de 10 años, Pavlo, a través de los medios rusos, que informaron de una versión favorable al Estado del ataque desde el hospital.

“Lo conocí y me dijo que estaban viajando, tratando de salir de Rusia. Este es un territorio controlado por Rusia, a través de Rusia hasta la República Checa, donde está la tía de mi esposa”, dijo el padre.

Los investigadores de crímenes de guerra de Ucrania hablaron con la superviviente Mykola Bondarenko en el lugar del ataque del convoy en la región de Kharkiv.

Anna Vlasenko/Noticias globales

Pavlo dijo que la madre recibió un golpe en la cabeza y murió en el acto. Su hermano, Vlad, de 19 años, también viajaba con ellos. Su cuerpo fue encontrado a 1,5 kilómetros del lugar.

Dos días después del ataque, las fuerzas ucranianas liberaron Kupiansk-Vuzlovyi y los heridos fueron trasladados a un hospital en Kharkiv.

Cuando los periodistas visitaron el lugar el mes pasado, el olor del minibús en llamas aún flotaba. Los agujeros en todos los autos son obvios. El vehículo de cabeza está de costado. A la derecha está el ferrocarril y, después de eso, la línea de árboles.

La sobreviviente Mykola Bondarenko regresó al lugar con un equipo de la oficina de crímenes de guerra de Kharkiv y el servicio de seguridad. Miró el auto conducido por su hijo, que estaba entre los muertos.

“No sé qué le pasó”, dijo.

Dijo que el organizador Dmytro no se unió al convoy. Su paradero sigue siendo desconocido. Hay rumores de que está muerto. “He oído de algunas personas, en las que confío, que vieron cómo lo mataban”.

Los civiles cruzan un puente dañado sobre el río Oskil durante una evacuación en Kupiansk, Ucrania, el 10 de octubre de 2019. 1. (Foto AP/Evgeniy Maloletka).

El fiscal, Chub, dijo que los sobrevivientes fueron consistentes en sus declaraciones de que la demanda procedía del lado del frente ocupado por la Federación Rusa.

“Además, algunos testigos destacan que antes de llegar al lugar de la ejecución cruzaron dos o más puestos de control rusos, lo que indica que el lugar donde se ejecutó la columna estaba bajo control ruso en ese momento”, dice.

Otro fiscal, Filchakov, dijo que en el lugar se encontraron partes de proyectiles de alto explosivo de 30 y 45 mm.

Son del mismo tipo que disparan los vehículos blindados rusos BMP2 y 3K Lynx.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *